miércoles, 3 de agosto de 2011

Onslaught - The Force


Integrantes:
Sy Keeler - Vocalista
Paul Mahoney - Bajista
Nige Rockett - Guitarrista
Jason Stallard - Guitarrista
Steven Grice - Baterista

"Fighting with fire the dragon attacks
Burning the cross and unleashing the powers of hell
Cursed are the mortals who dare to fight with the beast..."

Que hay ancianos nostálgicos!, que aún escuchan Thrash Metal y que añoran los días de gloria de los 80's, mocosos imberbes e inexpertos, que siguen creyendo que Metallica es la mejor banda del mundo y damas que disfrutan de la buena música, que aunque sean pocas, ya es algo. Los saluda el redactor que más odian, el redactor que se caga en sus bandas favoritas (Metallica, Pantera) y al que esperan que se lo viole un asno y muera de SIDA.
Hoy no vengo a tirarle mierda a una banda, ni a publicar un disco nuevo o reciente, hoy vengo a traerles un puto clásico del Thrash Metal, un estandarte del Thrash Inglés y el que para mí es el mejor disco que sacó esta banda.
Es un disco tan malo y tan maldito que hasta el mismo Satanás se abstiene de oírlo, no vaya ser que se le meta el... (chamuco?) bueno ustedes saben a lo que me refiero!!!.
Este álbum es una gran mejora respecto al primer disco, tiene la que para mí es la mejor alineación que tuvo esta banda y por la cual debe ser recordada siempre, por la cual al oír el nombre de Onslaught, lo primero que se les debe venir a la mente son estos 5 maniacos.
Con este trancazo a tus oídos envuelto en un disco de acetato, se deja atrás al sonido punk/thrash metal que traía la banda al principio, se deja atrás el homenaje a Venom y a las incontables que canciones que suenan muy parecidas.
Este redondo es un ataque de riffs de monumentales proporciones épicas, con canciones largas (en promedio las canciones duran 6 minutos), más complejas, más elaboradas, pero sin dejar de lado los coros pegajosos y la humildad que destaca al Thrash Metal. Tampoco estoy hablando de que este disco sea un disco a la Opeth o Dream Theater, no... joder!, esto se mantiene en la vena del Thrash, pero no es tan genérico y corriente como su antecesor "Power From Hell". Si a lo mencionado anteriormente se le añade que la producción es mucho mejor, entonces estamos hablando de que este disco está de poca madre.
Hablemos de las canciones:
El álbum comienza de maravilla con "Let There Be Death",desde que empieza esta canción ya no hay vuelta atrás, te enganchas así como me enganché yo cuando la escuché, muchos riffs diferentes, muchos solos y esos gritos agudos de Sy Keeler.
El cambio se nota desde la primera rola, fue una muy buena decisión poner a Paul Mahoney a tocar el bajo en lugar de cantar como lo hacía antes y así dejar espacio para que Jason Stallard tocará la guitarra junto con Nige Rockett, facilitándole el trabajo y generando un mejor sonido.
La siguiente canción es "Metal Forceeeeeeeeesss", tiene un riff muy genial que se escucha en casi toda la rola, en mi opinión es una de las mejores rolas, un solo aquí, uno acá, uno muy excelente al final.
"Fight With The Beast" es la siguiente, maneja la misma formula que todo el disco, riffs por montones, por todos lados, como si cayeran del cielo (o del infierno?). Con esta canción se afirma lo que dice la siempre amada banda de Thrash de Boston, Lich King; la obsesión de los metaleros por nombrar canciones con la palabra "Beast" es muy grande.
Este disco mantiene las letras Satánicas o Anti-cristianas que se manejaban en el otro disco, es como si escucharas "Show No Mercy" "Black Metal", pero más rápido y con esteroides, las palabras "Hell", "Satan", "Demon" se multiplican x100 y se nombran en cada canción, si me pusiera a contar las veces que dicen alguna de esas palabras, se impresionarían bastante, pero bueno eso no importa mucho, lo importante  aquí es la música.
"Demoniac" es otra de mis favoritas, rápida, concisa, con más letras sobre como Satán se caga en Jesús, solos estratosféricos y ese grito de "Church of Heeeeeeeeeeeeeell!!!". Justo en el minuto 4:28 hay un solo que hace que se me ericen los vellos, es tan épico...
"Flame of The Antichrist" es la canción más larga del disco, casi 8 minutos de puro Thrash y no mamadas, empieza con un repique de campanas y un sample de sintetizador medio terrorífico que hará que te cagues en los pantalones, todo eso acompañado de un riff pesado y lento. Después de eso empieza la verdadera acción, riffs y solos al por mayor!!!. Toda una obra épica sin duda.
"Contract in Blood" es la canción que menos me gusta y la que a mí parecer es la más débil, pero que no sale de contexto y que mantiene el concepto del disco, tampoco es una rola de relleno, así que no la menosprecien, es una gran canción.
"Thrash Till The Death" es la última rola del disco y es la más corta, es otro himno para "los thrashers" y en cuanto a letras es muy parecido a "Metal Forces", aunque más sencilla en cuanto a la estructura de la canción, excelente forma de culminar un EXCELENTE DISCO.
No hay nada más que decir chavales, este es Onslaught en su punto más alto, en su cumbre, en su epítome, en su apogeo, en su "zenith"... en fin, pónganle el adjetivo que quieran.
Si no consigues este disco te irás al cielo y escucharás alabanzas hacia Jesús por el resto de la eternidad, y tu no quieres eso ¿verdad?, así que consigue este maldito a como dé lugar, es tu pasaporte para ir al infierno y poder escuchar la música del diablo hasta el fin de los tiempos.
Que así sea...

Tracklist:

1.Let There Be Death06:41
2.Metal Forces06:37
3.Fight with the Beast06:01
4.Demoniac06:49
5.Flame of the Antichrist07:49
6.Contract in Blood06:11
7.Thrash 'til the Death04:40


Tiempo total de Reproducción - 44:48

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Otros Post que te pueden interesar